Las cometas se apoderan del cielo y vientos de Cuenca

La diversión emblemática de la época de vacaciones llegó con las cometas y con los fuertes vientos característicos de la temporada. Esto da la oportunidad para que los adultos vuelvan a ser niños armando cometas junto a su familia. Conozca cómo hacer una a través de sencillos pasos.

Junto a las vacaciones llega el tiempo de las cometas. Las tradicionales, chasqueras, águilas y las de romboidales adornan el cielo cuencano en época y principalmente en agosto. Un sencillo proceso implica su elaboración.

El octavo mes del año registra los más fuertes vientos que vienen desde el sur del continente. Esto motiva a grandes y chicos a comprar, armar o desempolvar sus viejas cometas.

Hacerla en casa es menos costosa que comprarla, además permite que adultos y niños compartan momentos de armonía mientras la construyen.

Cristian García es uno de los amantes de estos juguetes y aseguró que antes las hacía para sus hijos y ahora las arma para sus nietos. 
Rememora que hasta hace una década una cometa se diferenciaba de otra únicamente por los colores. “El modelo era sencillo: se ataba dos varillas de madera por la mitad, en forma de cruz; sobre este armazón se pegaba el papel cometa, y finalmente desde tres puntas de madera se amarraba el hilo”.

La técnica ha ido mejorando con el tiempo, señala García, y explica que los padres de familia, jóvenes y niños dan rienda suelta a su creatividad para la elaboración de las cometas; incluso los mismos artesanos que se dedican a esta labor.

En la actualidad, de la ubicación de las tiras de duda (fibra vegetal) depende la forma que se le dé a la cometa; y esto se complementa con el uso de otras texturas como plástico, tela, cambrella, materiales reciclados y más.

Elsa Lozada es una artesana que lleva alrededor de 30 años creando estas herramientas de juego y diversión.

Cuenta que el material indispensable para su elaboración es la duda, madera traída del Oriente. Una vez que está seca, se la corta y se la vuelve a secar para pulirla y extraer el material que sirve para crear una variada gama de diseños.

Entre las que más se elaboran están las tradicionales tipo rombo y las chasqueras que son en forma hexagonal. Algunos de los materiales utilizados son hilo de coser, cinta y papeles reciclados para hacer el hojal por donde pase el hilo y el plástico.

El grosor recomendado según los expertos en la elaboración es de 1.2 milímetros, “ya que si es más grueso, la cometa no volará”, agrega la artesana Lozada.

Estos materiales son de fácil adquisición, por ejemplo: tres tiras de duda o carrizo tienen un costo de 0,50 dólares, cuatro metros de piola tiene un valor de 0,20 dólares; dos pliegos de papel seda considerando que tienen un valor de 0,10 dólares cada uno.

También será necesario utilizar lápiz, goma, regla, tijeras y una cuchilla, materiales que no sobrepasan el precio de 0.50 dólares cada uno.

El hilo chillo de ocho hebras permitirá que las cometas puedan volar y este se lo encuentra en diversos lugares a un valor de entre 0,75 a un dólar.

En el mercado existe gran variedad de cometas elaboradas que se comercializan en precios desde 1,00 dólar hasta los 5,00 dólares, estas últimas son personalizadas.

Lozada explica que le piden de superhéroes, dibujos animados, personajes de Disney, diseños con sorbetes, con tela y figuras que los entrega con la colaboración de sus hijos. 

LEER TAMBIEN

Proyecto Tranvía cuesta $251.957 cada mes

n informe presentado a los concejales para la aprobación de los 44’000.000 de dólares para …

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)